¿Cómo puedo dejar de estar permanentemente saturado?

Hoy me gustaría explicarte algo muy rapidito pero muy visual tanto para que lo interiorices tú como para que puedas desbloquear a un amigo o colega de trabajo si le oyes el mismo razonamiento.

El problema va de cómo y cuándo intentamos salir de ese estado de “saturación y sobrecarga” y, aunque lo que te voy a explicar es relativamente fácil de hacer, normalmente no lo hacemos porque:

  • o bien no nos damos cuenta (o nos auto-engañamos)
  • o bien sabemos que nuestra solución es mala pero no se nos ocurre otra

 

El problema es más gordo de lo que parece

Básicamente, si tuviésemos que resumirlo en una imagen, el problema es este:

Inicial

Claro que, he aquí el problema número 1 de estar saturado: no tienes tiempo para nada.

Como anécdota curiosa, quiero que veas hasta qué punto llega esto en mi día a día acompañando a gente saturada.

La siguiente imagen es un extracto de una lectora que me dejaba amablemente su opinión y la razón por la que se borraba del Gimnasio Productivo:
 

Razon eliminacion

 
Guardo esta imagen con cariño porque no deja de ser un acto de total sinceridad del enemigo contra el que me peleo a diario.

Ayudar a la gente a tener más tiempo libre a pesar de que a veces no tienen ni el tiempo inicial para escucharte.

Así que conclusión: dejemos de ver a la saturación como una cosa pasajera o menor. El problema es más gordo de lo que parece.

 

Lo que hacemos

Frente a esto, no tenemos tiempo, no nos engañemos. ¡Pero tampoco tenemos ganas!

Y, de hecho, son los que más se resisten a admitir que tienen que hacer algo contra esa saturación los que peores decisiones toman.

En ese sentido, tú estando en este blog ya estás poniendo la primera piedra para la solución y eso son buenas noticias para ti.

Por esa falta de ganas mucha gente intenta salir de ese estado de saturación con uno de los planes más irrealistas pero comunes del mundo mundial, que es el siguiente:
 

 

Lo que acaba pasando

El plan de arriba es irrealista por muchas razones pero para ir al grano me voy a concentrar en 2:

 

Incoherencia #1 – No puedes resolver un problema y después buscar la solución

Cuando miras el plan de arriba que nos proponemos a veces inconscientemente, no tiene sentido.

Básicamente en la caja número 3 “ya aprenderé a hacerlo mejor” hemos previsto ponernos a buscar lo que necesitamos para completar la cajita número 2 “Resuelvo todo ahora”.

Esto es algo así como querer primero hacer el viaje de tus sueños y luego buscarlo o comerte una comida exquisita y luego prometer que vas a cocinarla :D. ¿En seeeeerio?

Pues sí. ¡También hacemos esas cosas los humanos 😀 !

En este sentido, la productividad tiende a penalizar muchísimo el optimismo infundado, a aquel que se pone planes irrealistas y a aquel que se sobreestima.

Por otro lado, la productividad premia increíblemente bien a los que trabajan como hormiguitas. Cosas simples, bien hechas que se transforman rápidamente de cuatro tareas en un objetivo conseguido y como el objetivo tiene sentido un avance gigantesco visto desde fuera.

Lo de arriba no es un plan, sino una pataleta del que está saturado y no quiere admitir que, pese al poco tiempo del que dispone, la solución perfecta requiere mucho más y por lo tanto hay que ceder en algún aspecto.

Por eso, lo más probable es que su plan acabe en:
 

no resuelve

 

Incoherencia #2 – Cuando llegue la calma no habría interés

Y con lo que hemos visto antes, si por algún milagro, esa persona lograse a base de sacrificio personal (o finalmente cediendo en ciertas cosas) salir puntualmente de su saturación, ¿se pondría entonces a aprender nuevas formas de actuar?

Mi experiencia me dice que no.

Aunque desde fuera te puedas decir “claro, voy a hacerlo” tienes que pensar la situación de esa persona:

  • Acaba de hacer un esfuerzo ingente. Está cansada no, agotadísima (física, mental y moralmente).
  • El interés temporal de la productividad ha pasado, hasta que no vuelva a estar saturada puede procrastinarlo de nuevo.
  • ¿Por dónde empieza? Cuando estaba saturado tenía muy claro qué puntos le funcionan mal pero ahora que ha pasado el temporal, no le apetece forzosamente prepararse contra eso que acaba de pasar

Por esas y más razones, la segunda opción más probable (si efectivamente salimos de una saturación así) nuestro plan acabaría en:
 

anda y dejame tranquilo

 

Lo que habría que hacer

Ahora que ya has visto todo esto entiendes por qué mi plan recomendado es éste:
 

 

La clave: la productividad es un medio, no un fin

La productividad no es para cuando tengas tiempo, sino para salir de tu saturación (y de hecho para aprovecharla en mucho más).

¿Cuando te veas atascado en el trabajo? Escoge un trozo de lo que no te funciona y empieza a aprender sobre cómo puedes hacerlo mejor y a cambiarlo hoy. ¿Falla la lista de tareas? Pues busca sobre eso. ¿No paran de interrumpirte? No lo ignores e intenta ver qué puedes hacer con eso.

¿Cuando tengas un poco más de tiempo? Amplía y vuélvete más ambicioso. Olvídate de la saturación e incluye tus objetivos, lo que quieres, lo que te motiva y lo que te encantaría hacer. Tienes derecho y puedes lograr eso y mucho más.

¿Y cuando te veas super-atascado y super-saturado? Nada de hacer el avestruz ni de volver al modo “pánico”. Ya eres un aprendiz de productividad y tus herramientas funcionan. Lo que sea que te esté fallando tiene solución hacia delante y nunca hacia atrás. Escribe en un papel tu problema concreto y adelante por mucha presión que te venga con la urgencia.

Por cierto, hoy solo quería enseñarte este simple (pero muy importante) cambio de actitud pero, que sepas que una vez que sabes cuál es tu problema concreto tienes numerosas herramientas tanto en este blog como fuera en función de lo que necesites.

No te olvides ni del centro de recursos ni de la página de propuestas:
 

pagina propuestas

 
Y ahora que ya hemos visto todo esto y, si aun así no encuentras lo que buscas, en serio, ¿qué es eso que te satura tanto y qué crees que te faltaría para poder sacártelo de encima?

No dudes en dejarme tu tema en los comentarios si lo necesitas o si no mi pregunta para ti es: ¿qué opinas de este cambio de mentalidad para mejorar tu productividad? ¿Crees que puede funcionarte?

Artículos relacionados

4 comentarios

  1. Gracias Iago, como siempre brindando información útil, práctica, precisa y concisa. Estoy practicando, saludos!

    • ¡Me alegro mucho, Néstor! Un saludo y caña con esa práctica 😀

  2. Has descrito con la mayor claridad, la pandemia que estamos viviendo a día de hoy. Una saturación por todas las actividades que queremos hacer cada día y una sensación de que no hay horas suficientes para poder hacerlo todo. Al final nos queda el sentimiento de estar constantemente “apagando fuegos”, lo que dificulta mucho poder sentirse realizado y satisfecho con uno mismo. Magnifico el método que explicas en tu libro y deseando comenzar tu curso, Método OSEI. Un abrazo

    • Efectivamente, José Antonio.

      La productividad tiene 2 fases de hecho:
      (1) Parar de apagar fuegos y
      (2) Aprovechar la calma para crear lo que antes no podíamos

      Pero paso a paso, la primera etapa es salir de esa fase de saturación. Un saludo y si te ha gustado el libro, te aseguro que el Curso del Método OSEI te va a resultar aún mucho más visual y entretenido 😀


Dejar un comentario