Las 5 cifras clave que toda persona debe conocer para planificar correctamente (2ª parte)

planificar-semana-trabajo

Como lo prometido es deuda, antes de embarcarme en otros temas, vamos cerrar con esta segunda parte las 5 cifras clave para planificar la semana correctamente.

Con frecuencia lo importante no es tanto sacar una conclusión muy productiva sino saber a dónde llevarla para que esta produzca un efecto positivo.

Es como con los paraguas y la lluvia. Todo el mundo sabe que los paraguas funcionan bien contra la lluvia pero, ¿quién acaba llevando un paraguas cuando llueve? Los que saben usar bien esa información y se anticipan para que la lluvia no les pille nunca sin paraguas.

Así que en la primera parte hemos hablado de horas, de plannings, de cifras y de cómo llegábamos a esas conclusiones. Ahora, centrémonos en qué hacer con todo eso.

Mis consejos con las 5 cifras que hemos visto son los siguientes:

1. Quédate con la esencia

Las cifras que hemos obtenido eran generales (aproximaciones en grandes líneas). Y lo único que importa de ellas es la esencia:

  • Hay 14 horas útiles cada día
  • Hay 55 horas útiles en una semana
  • Hay 6 horas útiles en un día entre semana y 14 horas en uno de fin de semana
  • El umbral para posponer algo para el fin de semana son 4h ininterrumpidas

Olvídate de calcular exactamente en tu caso cuántos minutos gastas en transporte y cuántos en comidas.

En serio. Ese nivel de detalle no importa.

Lo que importa es la esencia:

  • 14h/día
  • 55h/semana
  • 6h por día en semana y 14h en “finde”
  • Umbral “finde”: 4h

Eso es lo que te permitirá decidir correctamente. Eso es lo que necesitas para decidir rápido.

2. Memorízalas

Cierra los ojos e intenta decirlas en alto de memoria. ¿Las tienes todas?

Otra vez. ¿Todas?

Ponte una alarma en el móvil para mañana a esta misma hora a ver si las recuerdas todas.

Marca este artículo en tus favoritos si quieres, pero esos 4 valores son solo útiles si están en tu cabeza.

Esos valores los necesitas como las tablas de multiplicar.

Hazme caso. Si te tuvieses que buscar mi artículo cada vez que quisieses planificar algo, ya sería demasiado tarde. Nuestro cerebro en ese tipo de situaciones tiende más a pensar que “da igual” que a pensar “voy a interrumpir lo que estaba haciendo para ir a buscar ese dato antes de decidir”.

Y esto te lo digo yo. Que ya sabes que me encanta que visites TdO pero no a costa de interrumpirte y de reducir tu productividad.

3. Deja de pensar en pequeño

¿Sabes qué pasa con 1000 veces 2 minutos? Pues que vas 1000 veces a Facebook.

¿Y con 20 veces 100 minutos? Pues que te lees tus 5 libros preferidos.

Las 5 cifras clave hablan de cómo planificar tu semana y, aunque a veces nos lo montemos mal y parezca que toda nuestra semana son miles de espacios de 5 minutos, la verdad es que no es así.

No olvides que la segunda cifra de las 5 dice que tenemos ni más ni menos que ¡55 horas de libre disposición a la semana!.

Eso es muchísimo. ¡Cada semana!

Así que deja de pensar en pequeño y piensa en algo grande.

Algo divertido e interesante. Ponte objetivos que ilusionan.

55 horas dedicadas a lo mismo en una semana no las consigue nadie nunca pero, si tienes entre manos un objetivo ilusionante, no es lo mismo que el dentista te haga esperar 5 minutos que 20 porque vas a estar intentando avanzar siempre al máximo. Y ya habrá menos razones para que consultar Facebook sea la primera cosa que haces al llegar a casa porque simple y llanamente tienes otro plan mejor.

Recuerda, la mayoría de espacios de 5 minutos no existen, sino que somos nosotros rellenando una semana de 55 horas pensando de 5 en 5 minutos. Por eso olvídate de pensar en pequeño, y empieza a acumular todo en algo grande.

4. Diviértete al máximo cada hora, ¡es tu tiempo!

Insisto una y mil veces: productividad no es “producir”, ni es “trabajo”. Es el uso más inteligente posible de tus recursos (entre ellos, el tiempo).

Es tanto ser eficaz (hacer las cosas bien) como ser pertinente (abordar lo que te aporta valor), pero no a costa de sufrir cada minuto.

Por eso es importantísimo que no veas la planificación de la semana como 55 horas a llenarte con lo más aburrido y asqueroso posible con el único fin de llegar al domingo siguiente en la mejor posición que puedas.

Eres tú el que va a vivir tu planning. ¡No te ahogues!

Por eso, incluye la dimensión humana en tu planning. Planifica semanas que te gustaría vivir en vez de semanas que te tengas que resignar a aguantar.

Por paradójico que parezca, además, apostando por motivarte y no por obligarte es posible acabar planes más largos en menos tiempo que la idea original.

¿Qué opinas? ¿Crees que podrían salir mejores plannings si aplicases estas ideas? ¿Aplicabas ya alguna? ¡Nos vemos en los comentarios!


2 comentarios

  1. Buenos tips!


Dejar un comentario