¿Cómo puedo motivarme para trabajar al máximo?

como-motivarme

    Si en algo hay que darles la razón a los detractores de la productividad personal es en que: da igual lo bueno que sea tu método de productividad que si no tienes la motivación para llevarlo a cabo tus objetivos no se alcanzan.

    Cae de cajón, es verdad. Ya puedes diseñar la máquina perfecta para resolver todos los problemas del mundo, que si no le das energía no va a producir ningún cambio.

    Y ahora bien, ¿deberíamos abandonar todo lo que hemos aprendido y tirar la toalla tras semejante afirmación? Por supuesto que no. No deberíamos, porque en contra de lo que solemos pensar:

    • Tu motivación NO se gestiona mejor organizándote sin método.
    • Tu motivación es algo en lo que puedes influir.

    7 ideas para aumentar tu motivación

    Es verdad que la motivación es un sujeto bastante incontrolable pero por lo menos tengo 7 técnicas que pueden resultarte útiles. No se trata de usar siempre todas sino de usar la correcta en cada situación:

      1. Trabaja tanto como puedas en cosas que te interesan

      La primera y mayor razón por la que no trabajamos motivados es porque lo que hacemos no es de nuestro agrado. Es tan simple como eso. La mayor batalla por la motivación se libra decidiendo qué aceptas hacer. Así que primera regla: acostúmbrate a cuestionar lo que haces y lo que te pidan. La triste verdad es que mayoría de la gente ni lo intenta.

      2. No tengas miedo de rectificar

      Cuando pase el tiempo y te des cuenta de que un de los objetivos que tienes actualmente no es en realidad lo que te interesa no tengas miedo de cambiar. Mucho más estúpido sería seguir haciendo lo que no quieres que admitir el error previo.

      3. Mantén siempre en mente el por qué haces algo

      En tu cabeza se forman caminos lógicos. Yo quiero irme de viaje, pero para irme de viaje necesito dinero y para ese dinero, necesito trabajar. Si olvido el que me encanta irme de viaje cada hora de trabajo es un absoluto sufrimiento. Moraleja: apúntalo si hace falta, pero prohibido olvidar la razón por la que haces algo que no te apetece. ¿Y si no hay razón? Exacto, lo correcto es no hacerlo.

      4. Intercambia lo que se te da bien por lo que no

      Hay cosas que te molestan y te cuestan menos que otras. El psicólogo Denis Reagan demostró en 1971 que el hecho de hacer favores a otros crea en ellos una necesidad de devolver el favor, incluso si el favor original no era solicitado (Reciprocity principle, en inglés). Así que ofrece tus capacidades a otros, te crearás con esto una red de entreayuda con mucho potencial.

      5. Reorienta un poco tu trabajo si es necesario

      El camino de A a B más corto es la línea recta, pero no necesariamente el más rápido. Si algo no te motiva, cámbialo en parte. Puedes convertir, por ejemplo, la redacción de un documento en la excusa para aprender e informarte sobre temas anexos que te interesan. Mayor motivación implica mayor velocidad y acabarás antes a pesar de requerir más trabajo.

      6. Crea indicadores y míralos una y otra vez

      Las estadísticas enganchan. Especialmente en proyectos a largo plazo, es fácil creer que por perder un día no pasa nada. La solución: contar individualmente el resultado de cada día a través de un indicador bien diseñado. Comienza por lo simple (como monitorizar el peso durante una dieta), pero hazlo cada día y lleva una gráfica. Empezarás a identificar qué contribuye y qué no en seguida, y acabarás por convertir tu reto en un juego.

      7. Búscate a alguien que comparta tus problemáticas

      No puedes experimentar todo por tu cuenta, pero sí puedes compartir tus resultados con otro (uno o más) que compartan tus objetivos. Intentar resolver algo en comunidad es genial porque algunas soluciones las encontrarás pasivamente.

    ¿8? ¿9? ¿10…?

    Guárdala, imprímela o cópiala en tu agenda, pero asegúrate de que tendrás esta lista delante cuando la necesites.

    Ahora que conoces mis 7 técnicas preferidas me encantaría saber cuáles son las tuyas. Si tuvieras que escoger una y sólo una: ¿qué técnica empleas para acelerar tu ritmo cuando una tarea no te apetece inicialmente?


    13 comentarios

    1. Aunque suene absurdo, a mí me va bien hablar con alguien sobre la tarea en cuestión, pero, ojo, hablo de la tarea como un objetivo en proceso o casi conseguido (aunque esté en los inicios o planificado simplemente en mi cabeza). Digamos que se lo vendo a otra persona para que esta, con sus palabras, acelere el proceso de desarrollo. “Uséase”, busco motivación extrínseca, de fuera, cuando la propia falla. Siempre me ha funcionado. Las expectativas que generas en los demás (personas siempre de confianza) te obligan a seguir adelante, incluso cuando a estas les “refanfinfla” miserablemente tu proyecto. Compartir verbalmente las tareas desde una perspectiva optimista, como un publicista o comercial y no como un pesimista redomado, puede hacer que se acelere la productividad, primero porque, en cierto modo, te las estás volviendo a vender a ti misma/o y en consecuencia recuerdas tu objetivo último, el porqué de tu esfuerzo, y segundo porque te puede servir para repasar o enmendar tu “plan de ataque”. Una puesta a punto colectiva.
      De las ideas que has mencionado me quedo con la 5, con la de buscar otros caminos, puede que no los más lógicos a priori, pero sí los más motivadores. A veces, como dices, el camino largo es el más ameno y por lo tanto el más corto. La 7 también es importante, claro, porque escuchar a otros abre la mente, la vuleve creativa y la creatividad y la productividad, al menos para mí, van de la mano.

    2. Iago:

      Todas técnicas válidas. Creo que cuando uno carece de motivación la clave es hacer un poco de instrospección y revisar los valores personales. Tienes que tener en claros los motivos de porqué haces lo que haces. Tienes que hacerte las preguntas correctas.

      Una de las preguntas que más me impresionó en ese sentido fue la de Steve Jobs: “Si hoy fuera el último día de mi vida, ¿querría hacer lo que estoy a punto de hacer hoy?”

      Es una pregunta poderosa, porque te lleva a cuestionarte con fuerza enfrentándote a una imagen disruptiva en tu vida.

      Stephen Covey en su libro “Los 7 hábitos de la gente efectiva” te lleva a hacer otro ejercicio importante: “Imaginate delante de tu tumba, y piensa que te gustaría que dijeran cada uno de tus seres queridos sobre tí”.

      Cuando falta motivación, hay que revisar objetivos, metas, visiones. Como quieras llamarlo.

      Un abrazo

      JC

    3. ¡Gracias a ambos por vuestros comentarios!

    4. No podemos pretender que el entorno nos motive si nosotros no hacemos el esfuerzo de motivarnos a nosotros mismos primero.

      Como siempre, un artículo excelente maestro.

      • Exacto Daniel, y muchas gracias por detenerte a dejar tu opinión. ¡Un saludo!

    5. Buenos días. Primeramente te felicito por el articulo es excelente, para mi la técnica principal para conseguir motivación es recordar la razon por la que hago las cosas, aunque considero que si algo no te motiva debes buscar la manera de dejarlo de hacer, tal vez no de inmediato, pero si de manera progresiva o si no es posible dejar la actividad, buscar otros formas de realizarlo de manera más rapida sin menoscabo de los resultado. Otra forma de motivarme de realizar cosas que no me agradan o sencillamente no son mi fuerte, es investigar sobre la consecuencia o el impacto de la actividad a desarrollar en mi vida y en el entorno en que me desenvuelvo me resulta. Porque al vi lassualizar posibles consecuencias de no realizar la tarea, me hacen tomar energia y seguir adelante para culminarla…..esta es mi humilde opinión, espero que mis técnicas sirvan de aporte a este excelente articulo…Saludos

    6. Ahora entiendo por qué me ha ido tan mal en estos últimos años, ¡he perdido de vista mis objetivos! Gracias por este artículo, Iago, no tienes idea de cómo me has aclarado la mente.

    7. Muchas gracias por el consejo antes no entendia que era motivarse hasta que un dia me puse una meta era comprarme mi carro porque mi jefe tenia uno y dije si el tiene porque yo no de hay nacio la motivacion de trabajar duro cada dia que salia por la calle a vender mi servicios decia muy pronto mi auto y asi lo consegui gracias al esfuerzo y mi motivo el auto y lo consegui y eso me iso tan feliz y comprovar que si se puede todo esta en la mente

    8. Cómo siempre, gracias por compartir tus aprendizajes. Mi motivación y yo, en términos generales no nos la llevamos bien. Pero algunas veces logro hacer tregua y consiste en un estado profundo de meditación y en imaginar lo gratificante de la tarea terminada. Un abrazo desde Med – Col

      • ¡Gracias a ti Carolina! por pararte a comentar tras cada artículo :). Es un placer compartir contenidos sabiendo que resultan productivos y sobre tu relación con la motivación, vas por buen camino. Para las tareas involuntarias que tenemos que hacer lo correcto es exactamente eso, imaginar el beneficio de haberlas terminado. ¡Sigue apostando por esa vía! Un saludo.

        • Ya son cuatro años siguiendo tus recomendaciones y si bien sigo en pañales en asuntos de productividad, considerando mi tensa relación con la motivación, las técnicas recomendadas por vos, representan los nutrientes de mi productividad como semilla que comienza a germinar. Saludo desde Med – Col.

    9. Gracias Iago! Como siempre tu información resulta motivante. Sigo en el reto, utilizaré las técnicas… Mucho por poner en práctica. Saludos desde Med – Col


    Dejar un comentario