La información que necesitas para evitar miedos y bloqueos

informacion-miedos

La información es un bien preciado aunque tan sólo cuando es pertinente. En exceso es un lastre y en e momento idóneo multiplica su valor.

Para que entiendas a dónde quiero llegar con el artículo de hoy empecemos por los problemas que motivan la propuesta.

Complicaciones y miedos

Desde un perro hasta el problema más grande e inevitable al que hagas frente, a menudo nos encontramos con obstáculos contra los que chocamos estrepitosamente y casi preferimos rodearlos implicándonos en soluciones mucho más complejas antes que tener nada que ver con eso que nos angustia. Pongo el ejemplo de un perro porque me parece de lo más ilustrativo.

El miedo que le pueda tener un niño (o una persona mayor) a un perro se origina en el desconocimiento. El perro no deja de ser un animal con dientes que te puede perseguir y que te podría hacer cualquier cosa desagradable o incluso morder si así lo quisiera. ¿Por qué entonces otras personas se le acercan?

Pues porque conocen y sienten que tienen controlados los peligros. Si el perro se les sube a las piernas o les intenta lamer la mano basta con apartarlo y para cualquier otra cosa el riesgo es mínimo y la solución en la mayoría de los casos pasa por apartarse un poco. En cualquier caso la pérdida de ese miedo se basa en la comprensión de lo que hace el perro, en el conocimiento de lo que hace con frecuencia y en la sobra de medios que tenemos para solucionar cualquier otra cosa que pueda hacer.

El añadido de los problemas complejos

Al empezar un problema complejo, el salto que nos separa de la situación objetivo es (por definición) tan distante que no basta con lo que sabemos y hacemos a diario para alcanzar el objetivo con una sola acción. A partir de ahí, nos toca combinar soluciones y herramientas intermedias para poder dar una solución conjunta al problema.

Esto como problema aislado, no sería un gran obstáculo, pero en la vida real estamos expuestos a tomar decisiones en las que cada una de las opciones es en sí un problema complejo. ¿Cómo decidir entonces entre dos soluciones si ni siquiera sé si puedo resolver alguna?

En efecto, cualquier decisión que tomes es pura intuición o tiene el mismo valor que un billete de lotería. Además, nadie te va a presentar el dilema en claro. Normalmente optarás por una u otra opción antes incluso de admitir que no sabes cómo resolver ninguna. Ahora bien, ¿cómo evitamos esto?

El poder de la información

Ahora que ya conoces las dos bases que la motivan, espero que esta técnica no se quede en palabras y la pongas en práctica en casos concretos.

Si hay una técnica que me ha funcionado a las mil maravillas para la toma de decisiones desde que empecé en esto de la productividad es desarrollar el hábito de conseguir información clave antes de lanzarme a resolver un objetivo complejo.

El concepto es simple, pero la implementación no lo es. Requiere entrenamiento y a menudo no sabrás por dónde empezar ni cuándo parar de conseguir esta información.

La zona de confort

En el mundo de la psicología se habla de lo que sabemos hacer y que practicamos a diario sin miedo alguno como la zona de confort. A la hora de construir planes recurrimos primero a nuestra zona de confort, intentando crear una solución al problema a partir de lo que ya sabemos hacer.

Sin embargo, esto, la gran mayoría de las veces, es como rodear el parque para evitar al perro que está en el medio. ¿Quieres cruzar el parque? Pues conoce al perro. Por eso decía que la técnica no es tan fácil de implementar. Resulta anti-intuitivo eso de que para resolver antes un problema tengamos que pararnos a analizar lo desconocido, pero es así.

El basarnos constantemente en las mismas soluciones es una comodidad de lo menos productiva. Para el día a día una rutina es lo más eficaz. El ser humano se caracteriza por especializarse y hacer muy bien aquello que repite muchas veces, pero esto no es excusa para que intentemos resolver todos los problemas con las mismas armas.

Predisposición e ir a por la información que bloquea

Por eso no sólo es conveniente estar dispuesto a cambiar sino que además, y especialmente para problemas que tienen una solución fácil si pasamos por algo desconocido la clave se encuentra en llegar a conseguir la información pertinente. Es decir, aquellos indicadores, datos, o respuestas (parciales o no) que necesitas para tumbar un miedo e ir por la opción menos conocida.

Sun Tzu decía:

Cualquiera que tenga forma puede ser definido, y cualquiera que pueda ser definido puede ser vencido

Así que mi recomendación es que si quieres aumentar tu productividad vas a tener que salir de tu zona de confort, y para eso, la clave está en encontrar la información necesaria como para dar forma a una estrategia ganadora.


5 comentarios

  1. Muy interesante. Me dejó pensando en la zona de confort.

    • Buenos días amigos,

      Aquí os dejo un enlace a un vídeo interesante, todo ello al hilo de la zona de confort (seguro que algunos ya lo conocéis). ¡Atrévete a soñar!

      http://www.youtube.com/watch?v=8LwvuQkAGcA

      • Gracias, lo consultaré.

  2. Pienso que los miedos y bloqueos para salir de tu zona de confort, no solamente se deben a la falta de información, te aseguro que eso apenas es una parte. Muchos saben EXACTAMENTE lo que tienen que hacer, pero estas acciones están en conflicto con sus valores y principios. Desde hacer algo que es ilegal, hasta poner en conflicto una amistad. A esto súmale la consecuencias de tus acciones y la ignorancia de como reaccionar las personas afectadas. Ser temerario no es exactamente igual a ser estúpido.

    Tuve la fortuna de leer “la Quinta Disciplina” de Peter Senge y y me interesaría saber tu opinión acerca de la Tension Emocional, Tension Creativa y como influyen para realizar las acciones que te lleven a convertir tu realidad en tu visión.
    Saludos

    • Hola Humberto,

      Evidentemente el artículo trata de un tipo de miedos y de desinformación concreto. A menudo me veo obligado a hacer simplificaciones en el blog para que el contenido sea más fácilmente lisible y digerible, así que espero vuestra comprensión en este aspecto. Por ello lo que comentas es perfectamente integrable en el mensaje aunque me parece otra temática (relacionada, cierto) pero a un nivel mucho más detallado de la idea fundamental que pretendía transmitir.

      Con respecto a tu pregunta siento no poder respodenderte porque no he leído el título que mencionas, ni conozco la definición de los dos términos que evocas. Pero si quieres abrir la discusión explicándolos con tus propias palabras estaré encantado de intercambiar opiniones.

      Un saludo!


Dejar un comentario