¿Qué hacer en vacaciones?

que-hacer-en-vacaciones

Llevas seguramente haciendo listas de tareas todo el año. Algunos aunque no lo admitan las hacen constantemente. Se dicen que es inútil escribirlas pero luego se van a la compra y al llegar al supermercado intentan recordar una serie de artículos para autodemostrarse que su sistema funciona.

Con eso por un lado y con el hecho de que las vacaciones son para disfrutarlas por el otro, hoy me voy a hacer adalid de las listas y te aconsejo que no dejes a tu memoria el si aprovechas o no tus días libres.

Tu lista de micro-deseos

Te suene a peliculero o no te propongo que te comiences desde ahora mismo tu propia lista de micro-deseos para este verano. ¿De qué va esto? Muy sencillo, empieza a pensar que tienes un pequeño rato y que se dan las condiciones que necesites, ¿qué querrías hacer si estuviese en tu mano?

Se trata de reagrupar en un solo papel aquellas pequeñas cosas que te producen un momento agradable y que te encantaría poder repetir este verano. Para darte ejemplos y que te suene más tangible antes de darte un par de indicaciones, en mi lista figurarían cosas como comerme un helado al llegar a casa

Un par de detalles

Un par de ayudas para que configures esta lista son:

  • No son obligaciones, son propuestas. Al contrario que una tarea invernal, no tienes la obligación de hacerlas, sino que pretenden darte ideas cuando no las tengas.
  • La lista es ampliable durante todas las vacaciones y puedes eliminar algún elemento si te das cuenta de repente que en realidad, no es algo que te apetezca.
  • Que sean pequeñas cosas y simples de llevar a cabo. Si vas a incluir grandes propuestas asegúrate de que sean pocas las que necesiten preparación previa y tan sólo 1 o 2 te ocupen más de una tarde.
  • Márcate un número como 15 o 20. Podría ser infinita la lista pero por experiencia, perdería valor. Además al ser una lista limitada, es posible que te animes a intentar conseguirlas todas y como resultado estarás procurando usar tu verano en tus actividades favoritas, algo que a mi modo de ver, es digno de incentivar.

¿Qué cosas hacer en vacaciones?

Para poblar la lista, hay un par de categorías que te recomiendo como semillas para empezar un brainstorming:

Sensaciones

“Comerme un helado frío de chocolate en un día caluroso”, “darme un paseo a las 6 de la mañana en la playa” o “salir al jardín cuando llueva a mares” son ejemplos de sensaciones que raramente experimentamos. Anota tus preferidas en la lista, especialmente aquellas que no te puedas permitir normalmente ya sea porque tienes que trabajar al día siguiente, por el clima o por cualquier otro limitante típico de las épocas de trabajo.

Actividades

Es el elemento por excelencia. Al fin y al cabo todas las cosas de la lista serán actividades de algún tipo. Sin embargo hay actividades que no necesitas condiciones especiales para que te apetezca hacerlas. Si tocar un instrumento es tu hobby principal, en el verano también le harás un hueco.

Lugares

Hay ciudades y puntos concretos que no nos cansamos de visitar. Algunos son simplemente para estar allí como un mirador o un parque natural y otros tienen una actividad asociada como una pastelería, a la que vas a comerte tu gofre favorito. Los lugares también son excusas y si tienes algunos preferidos, deberías incluir un par de ellos en la lista.

Personas

Las vacaciones son también un momento ideal para reencontrar a ciertas personas. No es de obviar que la rutina no siempre nos permite mantener el contacto con todo el mundo y además todos tenemos conocidos con los que nos encanta hacer una actividad en concreto. Piensa en gente que ves poco y te apetezca ver al menos una vez.

Nuevas propuestas

Hasta ahora hemos listado aquello que sabemos que nos gusta y que justamente por eso, queremos recordarlo en cuanto tengamos un momento libre. No obstante, la lista puede crecer tanto como quieras y siempre deberías dejar hueco para ir incluyendo nuevas “actividades preferidas”. Apunta algunas ideas que te apetecería probar más bien pronto.

Último detalle: ¡elimina las condiciones!

Para comerte el helado al llegar a casa, deberás habértelo comprado antes; si quieres ver a Martín, es mejor que le preguntes cuando le viene mejor. Ese tipo de cosas son las únicas barreras que te separan de esos pequeños momentos tan agradables. Los únicos deberes que necesitas hacer es asegurarte de que al menos, cuando llegue la ocasión, los elementos de tu lista, serán factibles.

Si no, hasta aquí esta propuesta que te animo a probar y con la que espero demostrar una vez más que la productividad vale para mucho más que para el trabajo.

¿Tienes más ideas para la lista? No dudes en completarla con un comentario.

Fotografía original de Prashant Chandrakant Gorule
Artículos relacionados

3 comentarios

  1. Aprender un idioma 🙂

  2. yo hice una lista el año pasado:
    bañarme en la playa de noche, submarinismo, montar a caballo, ski acuático, paracaidismo y me faltaron por conseguir montar en moto de agua y puenting!
    No hay nada como sentir que has aprovechado tu verano

  3. SON BUENISIMOS TUS CONSEJOS, VOS SI QUE LA DEBES PASAR DE 10 😀


Dejar un comentario