Las reglas no escritas de la productividad

iLines, juego productividad

Hace poco tuve la oportunidad de reencontrar, a través de un amigo, un juego tipo puzle que para mí es ya un viejo conocido. Hasta ahora me lo he encontrado ya en varias ocasiones, cada vez con diferentes dimensiones y formatos.

Para entender lo que te traigo hoy no necesitas conocer el juego ni tampoco jugarlo. Lo interesante, desde el punto de vista productivo, no es jugar en sí, sino extraer la mentalidad que te hace ganar, completamente aplicable a la productividad personal.

Este simple programita, pone de manifiesto que existe una serie de reglas no escritas que necesitas aprender y respetar para ganar. Mientras probaba esta nueva versión, yo mismo tenía la sensación de que el programa me trataba como a un animal de zoo, recompensándome cada vez que pongo en práctica las buenas actitudes y castigándome cuando me desvío.

Las reglas escritas

Seré muy breve con esto, las reglas interesantes son las que no están escritas. Las reglas oficiales consisten en hacer líneas de 5 bolas (o más) del mismo color que desaparecen en cuanto las completas.

Cada turno puedes mover una bola pero aparecen 3 más y el programa te deja ver en qué sitio te las colocará el próximo turno (esas son las 3 bolas más pequeñas que puedes ver en la imagen).

Sólo una última cosa: para mover una bola, necesitas un camino libre entre la cuadrícula de origen y la de destino (y las bolas no se desplazan nunca en diagonal). La partida se acaba cuando se llene el tablero de bolas y obtendrás como resultado tu tiempo y puntuación.

Las reglas no escritas

Lo que me encanta de este juego es que las que imperan son unas reglas que nadie te dice y que te toca a ti descubrir. Al igual que con la productividad, hay ciertas obligaciones que no están escritas en ningún lado pero sabes que si las vulneras, tardarás poco en pagar las consecuencias.

Entenderás en seguida de qué hablo cuando te las presente una a una:

Demasiados proyectos acaban por ahogarte

En este juego cuando alineas 5 o más bolas, desaparecen liberando el espacio que ocupaban. Esto es imprescindible tanto para desplazar las otras bolas como para hacer nuevas líneas que pasen por las casillas antes ocupadas. Por muchas líneas de 4 bolas que tengas, no van a desaparecer hasta que pongas la 5ª. Al igual que los proyectos, empezar demasiados en paralelo acabará por ahogarte. Lo que cuenta al final es concentrarte en poco y acabarlo antes de empezar lo siguiente.

Las cosas centrales tienen que ir rápido

Tanto en este juego como en tu día a día, no puedes tratar igual a los proyectos centrales como a los laterales. Como puedes imaginar bien, en este juego una línea en el centro bloquea muchos caminos útiles, mientras que pegada a un borde su influencia es menor. ¿Qué es importante de esto? No todos tus proyectos tienen la misma importancia y por mucho que seas capaz de trabajar en cosas secundarias acabarás igualmente mal si no sacas adelante los aspectos centrales que necesitas.

Invierte en dónde ya hay base

En este juego es matemático: si intentas hacer una línea donde hay menos de 3 bolas ya, se acumularán más bolas de las que quitas. A nivel personal, esto es más difícil de estimar pero el principio es igualmente válido. Hay muchas formas de resolver tus tareas pero no puedes empezar desde 0 a diario o estarás esforzándote más de lo que te puedes permitir.

Empieza cosas que puedas acabar

En el juego, no siempre tienes 5 bolas de un color (porque has eliminado el resto o aún no han aparecido). En tal caso empezar una línea de ese color es asumir un riesgo añadido. Podrías tener que esperar demasiado tiempo hasta que te llegue la bola que necesitas. ¿Cuál es la idea detrás de esto? Como norma general empieza proyectos que puedas terminar con los recursos/capacidades que tienes actualmente. El riesgo añadido de no hacerlo es muy elevado, así que no lo menosprecies y mucho menos lo ignores.

Empieza por lo más difícil/arriesgado

Constantemente necesitarás traer una bola desde muy lejos para hacer una línea. Como su camino es más largo (o menos abierto) las probabilidades de que una bola tape su camino son más grandes. Si ese proyecto va a fracasar o no, no lo sabes. Lo que sí puedes hacer es empezar por acercar primero la bola que viene de más lejos (la parte con más riesgo) porque si aseguras esto lo que te queda será fácil. En la vida real además si la parte con más riesgo falla habrás logrado perder la menor inversión posible. Por eso, como regla general, comienza por lo difícil mientras estás motivado, si logras pasar eso, es el momento de invertir más tiempo y esfuerzo porque lo que queda es fácil y asequible.

Aprende estas reglas

Si tienes acceso al juego (en iPad/iPhone, en Ubuntu u otros) te lo recomiendo completamente. Siempre que lo he encontrado era gratuíto y la verdad es que los principios que te acabo de explicar cómo se aprenden realmente es perdiendo partidas por ignorarlos.

Puedo contarte lo que quieras, pero el aprendizaje, a mi modo de ver, lo completarás en cuanto desafíes esas reglas y compruebes por ti mismo como tu productividad cae visiblemente por ello. Por eso, para aprender, mejor hacerlo dentro un juego. Me encantará saber que os ha parecido el artículo o si ponéis en práctica los principios, espero vuestros comentarios.

Artículos relacionados

18 comentarios

  1. Tiago,

    Tu analogía le agrega muchísimo valor al tema, excelente post!

    Saludos!

    • Gracias Germán, pero es “Iago” no Tiago 🙂 Un saludo!

      • Disculpas! No tengo que dejar comentarios cuando estoy apurado…

        Saludos!

  2. Eres un maestro de las analogias. muy buen articulo.

    • Muchas gracias GtdNovato, aunque sea con una línea, el feedback resulta útil siempre para afinar el blog y la constancia es un valor que agradezco a ti en particular. Un saludo

  3. Me ha parecido un post muy interesante, intentare no olvidarlo en mi dia a dia.

    Gracias por estas aportaciones.

  4. He comprobado esas normas por mí mismo y puedo asegurar que funcionan.
    Magnífico post, lo acabo de recomendar a un amigo interesado por las técnicas de productividad.
    Un saludo cordial
    Avalon

    • Muchas gracias por la difusión Avalon, recomendarlo a alguien al que le pueda resultar útil es la mejor contribución que puedes hacer al proyecto. Te lo agradezco enormemente. Un saludo

  5. ¡¡Genial!! Iago, te felicito por el tiempo que dedicas a plasmar ideas y conceptos que nos pueden ayudar, aunque parezcan obvios, a centrarnos de nuevo en nuestro día a día laboral 😉

    Excelente artículo, sigue así 😉
    Saludos cordiales,
    Jaime Rodríguez

    • Muchas gracias a ti Jaime por tu valoración y apoyo. Para mí es muy importante tener una referencia de cómo es recibido lo que publico.

      Respecto a lo “obvio”, si me lees desde hace algún tiempo sabrás que le doy una gran importancia a la diferencia entre lo fácil de aprender y lo ya aplicado. Si la tienes, no dejes pasar la oportunidad de poner los principios realmente a funcionar, no basta con oírlos. ¡De nuevo gracias!

  6. Iago,

    Coincido con primeros comentarios la analogía me parece muy acertada. Hace poco he pasado por situaciones que me han obligado a tener muy presente las reglas que tu comentas. Justo hoy escribía sobre ello en mi blog.

    Un artículo muy bueno, en tu linea.

  7. Mira de donde puesdes terminar sacando ideas…

    JC

  8. No habia leido este articulo todavia. No sé si los desarrolladores del juego sabian que tenia un contenido tan profundo… probablemente no lo tenia hasta ahora 🙂

    Muy grande, Iago.

    PS: Tendré que ensenarle este articulo a mi padre, en mi batalla personal por demostrarle que juegar a videojuegos no es malo 😉

  9. exacto!
    no basta oirlo ó en este caso leerlo… Todo adquiere valor con el aplicarlo en nuestro día a día. Y mucho mas el compartirlo, hecho!
    Excelente Post, excelente analisis y no solo en lo laboral.

    Marco A.

  10. Viniendo de gente joven es interesante una reflexión y mucho más si se trata de contar hasta tres, o cuatro, o más, antes de empezar la ejecución de algo, porque aprovecha muchas cosas (tiempo, salud, emociones, amistades..)
    Precipitarse es un defecto.

    • Hola, Manolo. Totalmente de acuerdo. ¡Y lo que nos gusta precipitarnos a todos 😀 :D! Un saludo


Dejar un comentario