8 sensaciones por las que debes marcarte objetivos

sensaciones de marcarte objetivos

Es verdad, la organización tiene un precio. La organización te para a pensar y te enfrenta a cosas que no te gustan.

Pero te lo repetiré por activa y por pasiva, la base para lograr algo es definir claramente lo que quieres lograr: necesitas definir claramente tus objetivos.

A veces un proyecto está tan claro pero la próxima tarea nos pesa tanto o el objetivo a desarrollar es tan complicado que llegan los segundos pensamientos.

¿No estaré perdiendo el tiempo organizándome cuando debería actuar? ¿Necesito tanta tontería al fin y al cabo? ¿No funciona la gente a mi alrededor igual que yo sin todo esto?

Percepción distorsionada

Pero lo que realmente sucede es que estás pintando a los demás como los triunfadores que quieres ver, y a ti mismo como el perdedor que necesitas para justificar tu teoría, que no es otra que: “mi sistema no funciona y no tengo por qué hacer eso que me bloquea”.

¿No te ha pasado nunca? Por ese razonamiento dejamos de hacer lo que más nos apetece (¡demasiado complicado!), por ese razonamiento somos menos ambiciosos (yo prefiero una rutina tranquila…) y por ese razonamiento llegan poco después las frustraciones(¡¿por qué no lo intenté en su momento?!).

Así que la próxima vez que te oigas a ti mismo o a alguien con ese discurso autodestructivo, asegúrate de tener a mano la siguiente lista.

8 sensaciones que sólo experimentarás si te marcas objetivos

1. Saber qué estás haciendo al respecto

Una de las mejores sensaciones de estar mínimamente organizado es que sabes en todo momento lo que estás llevando a cabo, lo que te ocupa el tiempo. Se acabó la gente que te llama vago y se marcha diciéndote que no has hecho nada. Tú sacas tu lista y dices: “ahí lo tienes”. Acción por acción, sub-objetivo por sub-objetivo. Mi tiempo no se pierde.

2. Desentenderse de lo imposible

En la misma dinámica, estamos constantemente expuestos a más de lo que podemos resolver. No se puede lograr un ascenso, leer mucho, aprender un idioma, dirigir una ONG, cambiar el mundo y todo en paralelo. Hay que elegir. Si algo no figura en tu lista es porque tendrías que sacar a algo más importante para ti. Tú lo controlas.

3. La retrospectiva siempre positiva

Siempre que mires al pasado tendrás una sonrisa. Con objetivos fracasados pero bien definidos, aprendes. Es posible ver en lo que fallaste y evitarlo la próxima vez. Con objetivos superados, aún mejor. No sólo lo que te funcionó una vez puede ser una técnica para el futuro sino que además es una victoria personal.

4. Ver que tus propias técnicas funcionan

Cuando tienes objetivos definidos y estos son difíciles pronto te verás con menos capacidad de la necesaria. Podrías estar cumpliendo con tu maravillosa rutina sin mayores complicaciones, pero lo que has decidido es enfocar toda tu capacidad mental en alcanzar la siguiente barrera. Pues bien, no hay sensación más gratificante en este mundo que la de haber superado un reto con tu propio ingenio.

5. Aumentar los epic wins

La motivación es una cosa importante en la productividad. Cuando empiezas a dibujar barreras ficticias (o lo que es lo mismo: objetivos), tenemos la tendencia a convertir eso en un juego. Todas las ideas en principio imposibles que hagas funcionar supondrán un epic win, y con ello un incremento de tu motivación. Juega donde no tengas nada que perder… ¡y arriesga mucho!

6. Constante superación

No me entiendas mal, algunos juzgarán tus metas de extravagantes e innecesarias como si fueses un raro de la vida que va por ahí haciendo cosas alocadas. Aún así, el que asume objetivos despierta interés y se te van a atribuír unas capacidades muy por encima de las que tú sabes que tienes. ¿Pero sabes qué? Probablemente el equivocado seas tú, puesto que a ojos del mundo periódicamente sales con nuevos retos y vuelves con retos superados. A nadie le importa cuántos fallas, sólo se te conocerá porque no paras de superarte.

7. Acertar con tus previsiones (por ser realista)

El que verdaderamente conoce algo, es el que lo intenta. Marcarte un objetivo y después estimar lo difícil que es es como hacer trampa. Cuando intentas, mides. Cuando arriesgas, ajustas la medición. Y cuando encuentras tus límites te conocerás por completo.

8. Inspirar

En mi vida hubiese pensado que esto podría formar parte de esta lista, sin embargo lo es. No es sólo que sea gratificante sino que realmente es la mayor experiencia que puede tener alguien que se mueva a base de objetivos. Tu proyecto y tu imagen son un escaparate para animar a otros. Cuando alguien te comenta que tu proyecto le ha servido de inspiración normalmente llega tarde y es poco trascendente, pero te aseguro que vale la pena el haber fracasado en los 100 anteriores y que te da energías para afrontar 100 nuevos.

¿Alguna conclusión?

Dicen los expertos en blogs que si quieres comentarios no deberías de mandar a los lectores a hacer cosas cada dos por tres. ¿Pero sabes qué? Ese no figura en mi lista de objetivos.

Mi objetivo es que te marques a ti mismo un objetivo. Y que cuando acabes de leer, empieces desde ya a perseguirlo. ¡Suerte con el desafío! Yo seguiré aquí para cuando lleguen las dificultades.

Artículos relacionados

12 comentarios

  1. te quedo excelente este articulo, igualmente muchas gracias por estar actualizándolos. lo que recuerda una vez que estaba leyendo un articulo de peter drucker y este hacia referencia de como los seres humanos tendemos a confundir problema con toma de decisiones.

  2. y lo necesario que es definir el problema de una manera clara y muy concreta para poder establecer los pasos y así alcanzar los objetivos.

    • Muchas gracias Daniel por tu valoración. Te sientes capaz de establecer al menos un objetivo en cada uno de tus diferentes frentes (trabajo, hobbies, salud, etc)?

  3. Hola Iago,

    En verdad has cumplido y superado tus propios esquemas, en este artículo muestras una imagen personal de lo que es importante por hacer para lograr el cambio real, me gustó mucho la forma en la que lo defines todo y siento una extraña coincidencia en la manera de crear una ideología productiva alejada del GTD.

    Te mando un gran saludo,

    Omar Carreño

    • Respecto a lo de GTD, no es que lo evite, sino que como bien dice David Allen, su enfoque se basa en la acción, pero no en la selección de objetivos. Pues bien, esa es una de las líneas principales de este blog. Muchas gracias Omar por tu constante participación.

  4. Iago, estoy empezando a leer tu blog y quiero comentarte que me gusta la sencillez que utilizas para tus artículos, esto hace más interesante cada post. Son muy buenas las 8 sensaciones por las que debes marcarte objetivos; yo en lo personal me he puesto varias barreras en mis objetivos y todo por no tenerlos bien defininidos. Con este post me ayudaste a identificar y definir cada uno de mis objetivos. Gracias.

    • Espero que cuando dices “me ayudaste a identificar y definir cada uno de mis objetivos” significa que los tienes escritos en un papel. No te limites a tenerlos claros en la mente, escríbelos. Los objetivos evolucionan con el tiempo, a veces voluntariamente y a veces porque olvidamos lo que era exactamente al principio. ¡Que no te engañe la memoria! Muchas gracias por tu apreciación y espero verte por aquí cuando quieras.

  5. Hola Iago, no entiendo lo de la “extraña coincidencia en la manera de crear una ideología productiva alejada del GTD” del anterior participante, si en mi caso lo que encuentro son semejanzas, por ejemplo lo de vaciar la mente es el mismo concepto de tu Blog con el de GTD, la regla de los 2 minutos, es la misma en tu Blog que en GTD, tareas que dependen unas de otras es la “siguiente acción” para el GTD, el fijarse objetivos y áreas de responsabilidad, etc (son las diferentes analogias con las alturas del avión: Pista, 3000pies,….hasta 15000 pies), la retrospectiva corresponde a las revisiones periódicas y la retroalimentación que sale de estas revisiones, etc., de todas formas muy buena tu información y en mi caso soy cultor del GTD desde hace 2 años y con muy buenos resultados, y muy valioso tu Blog, creo que hay aspectos complementarios y hay que sacar lo mejor de lo que estudiamos y aplicamos a nuestro caso particular, pero antes hay que documentarse bien para estimar o desestimar las diferentes técnicas de organización.

    Saludos.

    • Hola José,

      En principio tendrías que preguntarle a Omar que es el único que puede saber exactamente lo que quiso decir. Sin embargo lo que entiendo yo y comparto es que en GTD no se hace un análisis nada sustancial de los objetivos que deberíamos perseguir, sino que se enseña cómo perseguirlos. En este blog he hecho de la definición de objetivos un pilar fundamental, y en mi opinión de ahí surge lo “alejado” o más bien “paralelo” a GTD. Un saludo (y completamente de acuerdo con Benjamin Franklin).

  6. Hola a todos, si bien las metas, objetivos, misión y visión son lo que queremos para nuestra vida, esta se esculpe con acciones, y les dejo para su reflexión estas frases del Gran Benjamín Franklin:
    * Un camino de mil millas comienza con un paso.
    * La felicidad humana generalmente no se logra con grandes golpes de suerte, que pueden ocurrir pocas veces, sino con pequeñas cosas que ocurren todos los días.

  7. Aclara, lo de los epic wins. Parece, llevar, al plano de lo lúdico o al placebo, el hecho de ponerse barreras fifticias a mis objetivos, se convierte en una combinación al azar, donde como arriesgo, no tengo, qué perder… y eso sería una motivación o sistema de combinar elementos? habría, que nexar o involucrar el juego en aquello de hacer divertido, el plantearme objetivos, que pueda llegar a cumplir?

    • Hola Mapintoro,

      Ponerse objetivos ficticios (sin valor real detrás) es algo peligroso, tanto más cuanto más grande sea el objetivo. Nadie se motiva por un gran objetivo ficticio cuando llega la hora de la verdad y hay que poner esfuerzo real a cambio de un objetivo relativamente innecesario.

      Sin embargo, el punto de los epic wins hace referencia a objetivos menores o en entornos en los que no hay ningún riesgo. Por ejemplo, hacer un poco más serio el grupo de música que tienes con tus amigos y proponeros actuar delante de 100 personas. Ese tipo de objetivos le dan una dirección a lo que haces, te cuestan poco esfuerzo y a veces te sorprenden.

      Por eso, en entornos relajados pero sin objetivos un objetivo divertido puede abrir las puertas a varios epic win y hacer de un mero pasatiempo uno de los frentes más trascendentes de tu vida.

      Es en ese tipo de situaciones en los que está más que recomendado.

      ¡Un saludo!


Dejar un comentario