Definiendo tus objetivos por primera vez

De vuelta a nuestro inicio por establecer un buen sistema de organización, hoy atacamos a la pregunta básica que deberás responder sin dudar de hoy en adelante: ¿Cuáles son tus objetivos?

Como avanzaba en la serie inicial, esta es en realidad una de las tareas más difíciles porque para empezar nadie tiene claro lo que quiere.

¿Por qué es imprescindible definir tus objetivos?

Definir-objetivos-primera-vez

Imagina que eres el capitán de un barco y que quieres llegar a una la isla Objetivo, o en otras palabras, alcanzar uno de tus objetivos. Para ello una de las necesidades primordiales es localizar la isla en el mapa.

Eso es exactamente definir uno de tus objetivos y sirve como bien has deducido para poder trazar una línea recta entre tu posición actual y el sitio al que quieres llegar.

Si quieres cumplir tus objetivos y no los has definido bien entonces durante mucho tiempo lo único que harás es navegar sin rumbo fijo esperando encontrar esa isla.

El problema está a menudo en que nos cuesta expresar en palabras lo que queremos pero cuanto antes seas capaz de decirlo, menos te costará cumplirlo. Los objetivos vagamente definidos son iniciativas que dejamos de lado con facilidad porque, después de todo, nunca lo intentamos de verdad.

¿Qué forma tiene un objetivo?

Aquí es donde empieza tu verdadero trabajo: preguntarte qué es lo que quieres.

Un objetivo no es ni más ni menos que un estado al que te gustaría llegar porque lo consideras mejor que el actual. Por ello un objetivo se esconde en una frase que empieza con la palabra “Quiero”.

Un ejemplo de objetivo mal definido

Te pondré un ejemplo concreto para que veas mejor a dónde quiero llegar. Cojamos una de las frases más repetidas el 1 de Enero de cualquier año: “Dejar de fumar”.

¿Eres capaz de deducir ya por qué un objetivo como este tiene unas grandes papeletas para el fracaso? Echémosle un ojo detalladamente.

  • No tiene ninguna expresión de voluntad (no es “quiero dejar de fumar”)
  • La frase no sería válida si introdujese la palabra “quiero”

Ambas están liadas. Dejar de fumar no es lo que acostumbran a querer los fumadores y no basta con añadirle la palabra “quiero” a su propósito porque da lugar a algo que no es cierto.

¿Entonces cómo afrontar esa misma idea pero identificando bien el objetivo?

El seleccionar objetivos es personal, pero a la cabeza se me vienen un par de ideas posibles. Lo importante en cualquier caso es que el objetivo se centre en ese estado futuro al que quieres llegar.

No digas “quiero dejar de fumar” porque no es verdad, de hecho fumas muy a gusto. Lo que quieres puede que sea “quiero ser más saludable”, “quiero dejar de apestar a tabaco”, “quiero ahorrar dinero” etc.

Además es importante darse cuenta que en estos objetivos que he propuesto, ¡no es siempre es necesario dejar de fumar!

Resumiendo: Un objetivo es un estado futuro al que quieres llegar, que se expresa con una frase que empieza por la palabra “quiero” y que no engloba ninguna consecuencia (ej: dejar de fumar) sino únicamente lo que buscas (ej: buena salud).

¿Cómo puedo identificar mis objetivos?

Ahora ya sabes por qué necesitas una lista que contenga tus objetivos y has visto qué forma tienen que tener. Voy a ayudarte a redactar tu primera lista de objetivos realista. Para ello necesito que te comprometas a lo siguiente:

Compromisos para redactar una lista de objetivos sincera:

1. No dejes de marcar nada que quieras, especialmente por el hecho de que no sepas llegar hasta ello.
2. No marques nada que no quieras verdaderamente.
3. Redefine tu objetivo hasta que encuentres una frase con la que estés de acuerdo al 100%.

 

Ten presente que la lista que configures va a definir tu día a día. Cuánto mejor la redactes menos tendrás que cambiarla en el futuro (aunque tus objetivos puede que evolucionen) y más cerca de tus propósitos estará. Los cambios pueden suponer haber caminado en una dirección errónea durante un tiempo.

En cuanto a lo que no debes marcar, deberías ser consciente de que las frases que pongas son fines. Es decir, con ello te consideras contento, no con sus consecuencias.

Así que, a menos que te guste guardar billetes bajo el colchón, no pongas cosas como “quiero se millonario” o “quiero ser muy influente” porque eso no son fines, son recursos para conseguir algo después. Ese algo es tu verdadero objetivo y no el dinero.

Te toca, ponlo a prueba

Ahora sólo te falta hacer un recorrido mental de tus actividades frecuentes e ir redefiniendo cada vez más lo que quieres de cada uno. Recuerda que esta es una primera tentativa y que lo importante es que empieces a tener consciencia de que tienes una lista de objetivos, de que esa lista existe.

En estos momentos el que aprendas a tenerla en cuenta y la mires con frecuencia es más importante que la exactitud de tu lista. Ya la mejoraremos más adelante y estoy seguro de que dándole un poco de uso te irás dando cuenta de lo que pusiste mal o lo que habías olvidado.

Probablemente sea la primera vez que vayas a escribir en papel tus objetivos actuales y aunque siempre sospechaste que existían puede que nunca los hayas puesto por escrito. ¿Eres capaz de enumerarlos? ¿Qué dudas te surgen? ¿Resulta que no lo tenías tan claro?

Todo lo que te pueda argumentar no es nada comparado con la experiencia de poner a prueba tu primera lista de objetivos. Aún así, no creas que esto es una mera práctica. Hasta la próxima vez que hablemos de definir objetivos te dejo una regla a seguir:

Siempre que tengas una elección libre o entre varias opciones que parezcan igualadas mira antes de escoger si alguna favorece a alguno de tus objetivos y escoge ésa

 

Tus deberes ahora: construye esa lista. Imagínate el tú ideal y exprésalo en objetivos. Recuerda que esta es la fase de definirlos no te dejes influir por el cómo crees que los llevarás a cabo. Para cualquier duda o reacción no dudéis en dejar un comentario, ¡el objetivo es construir esa lista!


14 comentarios

  1. Acabo de encontrar tu blog y la verdad que me parece muy interesante tu idea y la voy a seguir muy cerca. Admito que leo mucho sobre organización y no he escrito esa lista :)

  2. Muy buen artículo sobre objetivos. Me has regalado muchas ideas.
    Gracias!!!

  3. Gracias…comienzo a escribir mis objetivos¡¡¡
    me diste un gran empuje.:¡¡

    • Gracias a ti y felicidades Claudia, decidirse por unos u otros objetivos no es fácil pero estoy convencido de que te ahorrará muchos esfuerzos innecesarios. Un saludo y no dudes en preguntar en un comentario si te atasca alguna etapa mientras los defines.

  4. Hola Iago.

    Acabo de descubrir tu blog y tengo que darte la enhorabuena por la sencillez práctica que desprende cada una de tus entradas-herramientas.

    Escribo en esta entrada precisamente porque choco frecuentemente con una confusión muy común entre fines (objetivos) y medios (instrumentos). Sobre todo en iniciativas de índole social en las que no existe estímulo material que te ‘obligue’ a buscar productividad en tu labor. No sé si me explico.

    Tengo una duda concreta. ¿Cómo lograrías que un grupo con preferencias por la acción comprendiera (o interiorizara) la importancia de actuar con sentido, sabiendo hacia qué puerto se quiere ir con ella sin que ese grupo pensara que le estás seduciendo (en su sentido literal)?

    • Hola José Luis,

      En primer lugar bienvenido y gracias por compartir tu opinión. Con respecto a tu pregunta no la he entendido muy bien. ¿Te importaría reformularla un poco para intentar responderla?

      Un saludo

      • Perdona Iago por no ser claro en mi planteamiento.

        Te pongo un ejemplo. Colaboro en una asociación y en una plataforma, y en ambos sitio choco con un mismo problema. Tengo tendencia a pensar en acciones de largo alcance (visión estratégica) y la mayoría de personas con las que colaboro tienden a pensar en acciones de corto alcance (visión operativa), en actuar “ya” cuando hay cosas urgentes que hacer. En ese escenario, lo urgente arrasa siempre sobre lo importante, y a veces da sensación de descoordinación o desorganización.

        Como en las decisiones asamblearias prima lógicamente la voluntad mayoritaria, es difícil introducir ciertas temáticas sin encontrar oposiciones firmes y continuadas, lo que me deja siempre en un estado difícil de gestionar. Mi duda iba en ese sentido.

    • Ok, entiendo. Aclaro antes de empezar que yo sé de productividad personal y aunque me he visto también involucrado en situaciones en las que hay que transmitir esos conceptos o decisiones que vemos como la correcta a terceros, convencer es un arte y merecería un blog entero de los que seguro hay varios.

      Sino, desde mi experiencia y desde el punto de vista productivo hay dos frenos que si los desbloqueas a lo mejor consigues mejorar la situación.

      El primero es encontrar lo que motiva al resto a preferir el cortoplacismo. No es de obviar que la mayoría de la gente prefiere trabajar de un modo más operacional porque así obtiene una gratificación/resultado inmediato. Es infinitamente menos productivo pero colaborar parece más simple y lo asociamos a una especie de cambio de nuestro tiempo por “gratificación” que podemos hacer cuando queramos. La estrategia, podría suponer un compromiso de trabajar cuando no apetece y como no era la motivación original, la desestiman.

      La segunda es la falta de perspectiva. Cuando te marcas cumplir un objetivo en un periodo largo como 1 año por ejemplo, existe el peligro de acumular 365 días en los que el objetivo nunca tuvo la máxima prioridad. ¿Qué quiero decir con esto? Que a lo mejor tus compañeros de asociación desestiman tus propuestas porque esperan que se hagan más adelante en tiempos más relajados que probablemente nunca llegarán. Ahí la medida que suele funcionar es crear una pequeña previsión del volumen de trabajo que habrá en el futuro (intentando prever hueco para imprevistos). De esta manera conseguirás demostrar que es mejor iniciar esos objetivos a largo plazo ahora o que de lo contrario no se abordarán.

      Tanto personal como colectivamente una estrategia se respeta si confías en los resultados. Aún así, como decía al principio, es convencer lo que te hace falta y en lo único que he intentado indicarte es cómo buscar los datos que necesitas concretizar y enseñar para justificar que lo que presentas con tu estrategia no es un capricho tuyo sino una verdadera necesidad (sólo que anticipada para gestionarla mejor).

      ¿Te sirven de algo estas aclaraciones o esperabas algo en otra dirección?

      • Tenía una duda similar. La forma como planteas la respuesta me ha hecho reflexionar y saber mejor como conducir la situación.
        Oye, gracias por compartir todo tu conocimiento!
        A mí y muchas otras personas nos es verdaderamente útil e importante.
        Genial blog (apenas lo conozco y ya me estoy enviciando a leerlo todo!!).
        Nuevamente gracias.

        • Gracias a ti Camilo y ya sabes que puedes poner en los comentarios todas las dudas que te surjan durante la lectura.

          Un saludo.

  5. Me gustan tus consejos, lo voy a intentar,(quiero hacerlo) aunque soy un jubilado de 67 años, tengo muchas ideas en la cabeza de empezar a hacer, y mucho trabajo de organización en mi casa,terminar de una vez mi arbol genealógico de mi familia, de documentos, archivos, papeleo,estanteria llena de cosas, organizar mi PC. etc. etc. Gracias.

  6. Hola Iago encontrado tu blog y se me ha hecho muy interesante y es lo que andaba buscando, espero ponerme al día con todo lo que has escrito

  7. Me gusto mucho y me ha ayudado en cierta manera….estoy tratando de crear mi propia lista, me sentí muy identificada con la descripción del barco porque en este momento me siento de esa manera, es decir, sin dirección. Hace una año aproximadamente deje los estudios por trabajar pero al final no conseguí el trabajo y me quede sin las dos cosas. Quisiera saber como podría definir mis objetivos de manera mas efectiva y que me ayude a encontrar la dirección de mi vida para tener exitoso profesional, laboral y personal????

    • Hola Cecy,

      No hay problema, es un pregunta frecuente. Tanto es así que ya hay un artículo dedicado a este tema paso y paso y del cuál te dejo el enlace. Como es muy común en productividad, en cuanto tienes la respuesta a una pregunta, se desencadenan otras pocas. Así que si cuando acabes de leerlo necesitas ayuda con la siguiente etapa no dudes en volver a preguntar en los comentarios, este blog está para eso.

      Un saludo y aquí está el enlace al artículo: http://www.tecnicasdeorganizacion.com/2012/04/definir-lo-que-quiero/


Dejar un comentario